Una profesora que marca la diferencia, Ade Marlo

Ade Marlo es un ejemplo a seguir.  Fue víctima de acoso escolar y ahora es una profesora ejemplar en los colegios y fuera de ellos. Activa en las redes sociales defendiendo la igualdad, la tolerancia y la diversidad. Ha creado un proyecto dirigido a profesionales del mundo de la educación y a las familias para acabar con la lacra del acoso escolar “Fénix, nadie se ríe de nadie”. También tiene un blog con  todo tipo de información de interés, material y recursos sobre el bullying.: http//www.fenixnadieseriedenadie.es/

Mi gran admiración tanto a su trayectoria profesional como a su fuerte convicción por cambiar la sociedad, me ha interesado y he decidido hacerle una entrevista. Todos podemos aprender de los malos momentos para salir fortalecidos y incluso ser mejores personas.

Cuéntame tu experiencia como víctima de bullying.

Fue un acoso escolar social y verbal sobre todo, es decir, que me insultaban y me hacían el vacío muchísimo. Sacaba muy buenas notas y me llevaba mejor con los chicos, y éso no era bien visto entre mis compañeras. Era un colegio de monjas y a determinada edad, a los 10 años más o menos, los chicos se iban a otros coles, cuando se fueron, me di cuenta de que no tenía amigas. Me dejaban de lado, no encajaba con nadie. Creo que habré ido a 2 cumpleaños en mi vida escolar. Cuando contestaba a las preguntas del profesorado, siempre se oía un murmullo detrás de mí: “la lista que todo lo sabe”… se reían de mí por saber cosas, en los trabajos en grupo nunca me elegían o lo hacían para que hiciera el trabajo yo entero. 

Consiguieron que de sacar todo notazas casi suspendiese 4º de la ESO para que me dejaran en paz, es lo único que quería, que me dejaran en paz. Volverme invisible. 

¿Qué consecuencias tuvo a corto plazo y a largo plazo?

Sé que mi caso no es grave en comparación con otros, pero las consecuencias son muy parecidas. 

A corto plazo fue la soledad más absoluta, un estado de tristeza y angustia perpetuo, una incapacidad para entablar relaciones… miedo a la gente,  mostrarme como soy…y aún perduran el miedo y la dificultad. La autoestima queda dañada a un nivel tan profundo que no sabes cómo ni cuándo te recuperarás…

 ¿Cómo lo superaste?

Creo que todavía no lo he superado. Las consecuencias son muy profundas y sólo con terapia puedes ir avanzando. Mi hermano fue muy importante para mi en esos momentos, si no hubiera sido por él, todo habría sido peor, lo sé, pero él era mayor y se fue a estudiar fuera antes que yo. 

Ahora por lo menos puedo hablar del tema, exteriorizarlo es un paso vital: hablarlo, que alguien te escuche y lo haga sin juzgar es el primer paso. 

¿Crees que es algo que te puede marcar el resto de tu vida? ¿De qué manera?

Sí, por supuesto que te marca.

Va a determinar la forma de ver el mundo, de vernos a nosotras mismas y de relacionarnos con el resto. Va además a dañar tu salud tanto física como mental. Es un proceso horrible que deja cicatrices me atrevería a decir que de por vida. 

¿Crees que hay más casos de bullying ahora que hace unos años?

El bullying sigue siendo lo mismo que era antes: una demostración de poder. Un ataque hacia los diferentes, el mantenimiento de una clase social en el cole: los marginados. Ahora han cambiado las herramientas para hacerlo, con las redes sociales, pero es lo mismo. El añadido (que es algo terrible y durísimo) es que el acoso viaja contigo en tu móvil. Es un machaque constante. No obstante, el origen es el mismo. 

¿Crees que haber sufrido bullying ha contribuido en la elección de tu profesión?

Creo que no, porque desde que tengo uso de razón recuerdo querer ser maestra, desde pequeña. La definición de vocación: sólo recuerdo querer ser maestra, desde preescolar. Siempre me ha gustado tratar con niños y niñas,me encanta ver el proceso de aprendizaje y descubrimiento del mundo que tienen y también me fascina la forma que tienen de ver la vida, el cariño y la energía que transmiten. Aprendo mucho de mi alumnado, además de intentar que ellos aprendan de mí. 

Lo que sí que ha influido es en la forma en la que quiero desarrollar mi profesión, prestando atención a que mi alumnado (y el alumnado en general) sufra lo menos posible, que encuentre en las aulas espacios seguros. 

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Estar en el aula, con niños y niñas, y que hablen, que se expresen, que cuenten sus experiencias, muchas veces menospreciamos lo que tienen que decir. Tienen mucho que decir pero no les dejamos. 

Según tu opinión ¿Qué aspectos de personalidad y valores son necesarios para ser un buen profesor?

Creo que lo más importante es tener ganas y empatía. Escuchar al alumnado es vital, es la base de la relación, darles confianza para que nos puedan pedir ayuda, que se sientan respetados, queridos…que se tenga en cuenta su opinión. Que todo el profesorado tenga como principal objetivo el bienestar del alumnado,luego ya vendrán las mates y la lengua y todo, si se consigue un buen clima en el aula, se aprende muchísimo mejor y los problemas de agresiones, bullying, etc. serán menos. No nos preocupamos del bienestar y la salud mental (no solo de la infancia, en general) y es un lastre muy grande en esta sociedad. 

Has creado un proyecto para prevenir y actuar contra el acoso escolar llamado “Fénix, Nadie se ríe de nadie”. ¿En qué consiste este proyecto?

Es un proyecto para prevenir el acoso escolar, empezando desde escuelas infantiles hasta primaria, e incluso secundaria si se adapta bien. Es una forma de educar para evitar desigualdades, empezando por el interior, por nosotros mismos, y siguiendo con el resto, además nos permite intervenir de forma simultánea con víctimas, agresores y testigos en el caso de que hubiera bullying. Sigue una serie de pasos, basados en lo que llamé la Teoría de la escalera. Peldaños que vamos subiendo para poder convivir en el aula.IMG_20191005_121715

¿Cómo surgió la idea de este proyecto?

Las acciones, actividades, etc que se realizan en los coles contra el acoso escolar son, en general, anecdóticas: una charla, un taller, una vez al año y poco más, así es imposible hacer nada real y significativo. Desarrollé una forma de trabajo y unas actividades que se hicieran durante todo el curso y sirvieran de verdad para mejorar. 

¿Qué recibimiento ha tenido el proyecto?

La gente que ha trabajado conmigo y lo ha conocido les ha gustado, lo tienen y se lo han llevado a sus aulas. Estoy muy contenta en ese sentido. En mi experiencia personal, cuando trabajo con él en clase, funciona muy bien y el alumnado se implica en el clima de convivencia, quieren cuidar y cuidarse, respetar y convivir. 

Has publicado un libro dirigido a profesionales para trabajar en el aula, eres activa en las redes y tienes un canal de YouTube. ¿Qué objetivos te propones alcanzar en un futuro?

No tengo ningún objetivo, la verdad. Quiero seguir trabajando haciendo todo lo posible para que el acoso escolar desaparezca. Ojalá “El Proyecto Fénix” llegará a todos los colegios y escuelas infantiles, desde luego, porque significaría que estamos dispuestos a movernos contra el acoso escolar. 

Además de ser un ejemplo por tu trabajo también lo eres por tu capacidad de superación. Sufres una enfermedad bastante desconocida, fibromialgia. ¿Qué nos puedes contar sobre esta enfermedad? ¿Cuales son sus síntomas principales?

La fibromialgia es una enfermedad bastante dura, la verdad, duele el cuerpo todos los días de tu vida, a veces duele un poco y a veces muchísimo. Además tiene muchos síntomas asociados. Se desconoce el origen y por supuesto, no hay cura. Hay días que levantarte de la cama es un castigo y quitarte los zapatos te hace llorar. Hasta el mínimo movimiento te produce dolor. Es duro. He escrito un poco sobre mi experiencia también en el blog de Fénix.

Hay un poco de confusión sobre esta enfermedad. Hay mucha gente que la considera una enfermedad mental porque suele manifestarse con enfermedades como depresión o ansiedad. ¿Nos lo puedes aclarar?

La ansiedad o la depresión son síntomas que pueden surgir debido a vivir con dolor cada día, pero no son el origen. Cuando una mujer dice todos los días que le duele algo, la llaman mentirosa, exagerada…loca. Hace muchos años a las enfermas de fibromialgia, entre otras enfermedades, se las ingresaba en manicomios. 

Hoy se ha avanzado pero no mucho, la verdad, no fue hasta 1992 que se la reconoció como enfermedad real y no una invención. 

¿Qué consecuencias a nivel físico, social y familiar tiene esta enfermedad para las personas afectadas? 

Pues además de que tu entorno duda de tu dolor y te va silenciando de forma más o menos velada, tienes pocas energías para socializar, para quedar, y cuando quedas, pues te quejas, y hay gente que no entiende que tenemos todo el derecho del mundo a quejarnos, de hecho, tenemos que hacerlo para que no se olviden del dolor crónico. 

¿Qué pronóstico tiene?

Pues yo no sé si llegaré a ver alguna cura. De momento vamos tirando como podemos, hay gente que toma medicación, otras personas aceite de CBD, hay gente a la que el ejercicio suave le viene bien y a otras no… el descanso es muy importante porque padecemos insomnio, en definitiva, cuidarnos lo que podamos. 

Para finalizar, también eres feminista  y fiel defensora de la diversidad. Aún nos queda mucho por avanzar en estos temas. Según tu opinión, ¿Qué políticas deberían implementar los políticos para mejorar en estos aspectos? ¿A nivel educativo que pueden hacer los profesores?

Para poder prevenir el acoso escolar y de esta forma, ir eliminando las desigualdades, es prioritario, además de bajar ratios y poner personal suficiente en todos los centros, realizar una formación obligatoria en materia de igualdad. 

Creo que sería muy positivo, por ejemplo, contar con agentes contra el acoso escolar en todos y cada uno de los colegios, con proyectos anuales ( y de continuidad) que ofrecieran un entorno de experiencias y respeto para toda la comunidad educativa, pasando también, sin duda, por las familias. 

También creo que las campañas deben ir dirigidas a los agresores, y no a las víctimas y a los testigos que la mayoría de las veces callan por miedo. 

Por supuesto tenemos que cambiar como sociedad, porque el bullying tiene origen en desigualdades que se dan también fuera de las escuelas como el machismo, la lgtbifobia, el racismo, el capacitismo o el clasismo. Tenemos que ponernos las pilas ya. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s